Dentro de la producción por mecanizado en Cantabria, una pieza que podría definirse como emblemática es el torno. El origen de esta pieza se remonta al siglo XVII, cuando aparecen máquinas capaces de dar lugar a una pieza de metal. Con la llegada de la Revolución industrial, esta pieza adquiere un mayor desarrollo, dando lugar al torno portaherramientas y, ya en el siglo XIX, al torno copiador.

La tipología de esta importante pieza del proceso de producción por mecanizado en Cantabria es diversa. Así, se distinguen varios tipos de torno: torno copiador, torno paralelo, torno revólver, torno vertical, torno automático, torno CNC o torno alfarero, entre otros tipos.

El torno copiador se caracteriza por la producción de piezas del mismo tipo mediante un dispositivo electrónico e hidráulico. Son muy utilizados en la producción de piezas de mármol y madera. El torno paralelo es el más utilizado en la historia en el conjunto de los talleres mecánicos. Se compone de un cabezal y dos grúas longitudinales y paralelas, de ahí su nombre.

El torno revólver es una modalidad que permite que, sobre una misma pieza, puedan incidir a la vez varias herramientas de forma conjunta. Para mecanizar grandes piezas nos encontramos el torno vertical. Está compuesto por un plato horizontal sujetado por elementos que se denominan garras.

Por supuesto, la informática ha contribuido a mejorar la producción con tornos, dando lugar al torno CNC. Este tipo de torno está dirigido por un ordenador, el cual va procesando diversas imágenes a través de un software confeccionado expresamente para esta función. Estos son algunos de los tornos más utilizados en la producción industrial.

Tanto si necesitas maquinaria específica para producciones por mecanizado como piezas metálicas, de plástico o latón, contacta con Talleres Luse. Podemos proporcionarte todo lo que necesitas. Contacta con nosotros e infórmate.