Tal vez estés buscando una empresa que ofrezca un servicio de corte CNC en Cantabria. Pero seguro que no te has parado a pensar en cuál ha sido el desarrollo y la historia de las fresadoras hasta llegar a esta modernización tecnológica para los trabajos mecanizados.

La máquina de fresar está fechada en el año 1818 y fue proyectada por el americano Eli Whitney. La idea era aligerar la elaboración de fusiles en Connecticut. Aproximadamente una década después se construiría otra que portaba un mecanismo de regulación vertical y un soporte para el husillo portaherramientas. Todavía debían pasar muchos años para que llegaran las impresionantes máquinas de corte CNC en Cantabria.

Es en 1848 cuando verá la luz la primera fresadora universal. Cinco años después, se la equipó con un plato divisor que ya permitía la fabricación de engranajes rectos y helicoidales. Las fresadoras progresaban a pasos agigantados.

En el año 1874, se diseñaría una máquina de doble husillo, tanto vertical como horizontal, que iban posicionados mediante un giro manual. Pero no sería hasta 1894 cuando el francés. R. Huré crea un cabezal universal para realizar diferentes tipos de mecanizados, pudiendo variar las posiciones de la herramienta. Actualmente, este es uno de los accesorios más usados, aunque cuente con diversas modificaciones.

En 1938 surgen las fresadoras verticales de tamaño mediano y pequeño. Pero dos años después aparece el control numérico por computadora (CNC), realizado por el norteamericano John T Parsons. Esta creación ha permitido la automatización programable, que se practica en lo que ahora conocemos como centros de mecanizado más que como fresadoras.

En Talleres Luse, conocemos muy bien el desarrollo y la evolución de la maquinaria con la que trabajamos y formamos un equipo de profesionales con una dilatada experiencia. No lo dudes más y ponte en contacto con nosotros.